Pedro Candioti

publicado en: Historias de vida | 0

La historia de la práctica deportiva de las aguas abiertas en la provincia de Santa Fe se remite a tiempos mucho más lejanos que la célebre Maratón Acuática Santa Fe – Coronda. Si bien dicha competición en nuestra región acapara las miradas de todos los amantes de esta disciplina olímpica -únicamente en la distancia de 10km, aunque el circuito FINA maneja distancias más largas-; en Santa Fe existen antecedentes que se remontan varios años antes a la primera edición de “La más linda del mundo”; celebrada el día 22 de enero de 1961, donde Carlos Larriera fue el vencedor de aquella carrera con un tiempo de 8 horas exactas.

Desde la sanción de la Ley 10.221, el 8 de septiembre de 1988, el día 24 de julio se celebra el “Dia Provincial del Deporte, en homenaje al natalicio de Pedro Alberto Candioti en el año 1893. A 127 años de su nacimiento, Santa Fe fue crucial en el desarrollo de su disciplina: la natación en Aguas Abiertas. Rodeado de ríos, comenzó a nadar a los ocho años de edad en el ya desaparecido Arroyo Quillá. Tiempo más tarde, pulió sus técnicas en el Club Regatas, donde los años fueron demostrando su gran poder de resistencia en las aguas abiertas. Poco a poco, comenzó a nadar grandes distancias sin detenerse desde los alrededores de la ciudad, hacia otros pueblos de nuestra provincia e incluso fuera de ella.

Su máxima proeza: cien horas de nado ininterrumpido

Entre el 19 y el 23 de febrero de 1939, Pedro Candioti llevó a cabo un trayecto que muy difícilmente será igualado: con 45 años de edad, unió las ciudades de San Javier y Santa Fe nadando durante 100 horas y 33 minutos, batiendo un récord reconocido a nivel mundial por aquel entonces. Tras finalizar su travesía en el Club Regatas de nuestra ciudad, fue recibido por el gobernador en aquel entonces, Manuel María de Iriondo.

Candioti fue socio fundador del Club Náutico El Quillá; creado el 28 de abril de 1938 por un grupo de amigos del nadador con el fin de secundarlo en todos sus intentos deportivos y poder afiliarse a la Federación de Natación y Waterpolo, entidad que estaba autorizada a homologar los récords del santafesino.

Repercusión en la prensa internacional

La Revista Time, publicó una pequeña reseña sobre el deportista cuatro años después de su máxima hazaña, en el mes de marzo de 1943. Lo llamaban “The Shark of Quillá Creek”Aquí, el fragmento:

El Tiburón del Quillá – Lunes 8 de marzo de 1943:

«El canoso, cincuentón Pedro Candioti es uno de los atletas argentinos más queridos. Su especialidad no es el futbol, el polo o el tenis sino nado de resistencia. La semana pasada, por vigésimo sexta vez, Pedro Candioti intentó cumplir la ambición de su vida: bajar el Rio Paraná a nado hasta Buenos Aires.

En el pasado había comenzado desde varios pueblos, de 200 a 300 millas de distancia. Este año empezó desde Rosario, 205 millas arriba de la capital. Por tres días y noches agitó y remó – pasando por San Pedro, por Baradero, por Uriburu, por Campana. En cada ciudad rivereña fue saludado por multitudes deseosas de alentar a su querido “Tiburón del Quillá.” En el Punto San Ysidro, a sólo 12 millas de Buenos Aires, la corriente marea arriba comenzó a llevarlo hacia atrás. Luego de dos fútiles horas, Pedro Candioti abandonó. Cuando fue recogido del río se quedó ligeramente dormido inmediatamente. Pedro no era tan joven como antes: había estado en el agua sólo 74 horas y media. Una vez pudo resistir 13 horas más.»

Lamentablemente, nunca pudo unir la capital provincial con Buenos Aires, uno de sus grandes anhelos. Tras varios intentos, no ha podido soportar el tiempo necesario para cubrir tal distancia. Pese a esto, el día 13 de marzo de 1946 realizó otra de sus pruebas de gran resistencia: unió a nado las ciudades de Rosario y Buenos Aires, nadando durante 75 horas y 18 minutos de forma ininterrumpida, nada más y nada menos que a la edad de 52 años. Recorrió 318 km hasta llegar a la altura de la cancha de River, donde fue retirado de las aguas.

Fuera de la disciplina deportiva, se destacó en varios sectores a nivel académico. Egresado de la Universidad Nacional del Litoral, obtuvo el título de Farmacéutico junto a los Profesorados de Química y Educación Física, llegando a ser supervisor del Ministerio de Educación de la Nación. Falleció el 20 de diciembre de 1967, a la edad de 74 años.

Nota: Aire de Santa Fe