El deporte en los adultos mayores

Transitamos tiempos difíciles de pandemia, en donde los más afectados son aquellas personas que constituyen los llamados “grupo de riesgo” en el cual se encuentran, entre otros, los adultos mayores: un sector de la población que merece no sólo una mayor atención, sino también que deben ser portadores de una buena salud, sobre todo en este contexto en donde las medidas de aislamiento le generen un cambio de rutina que conlleva, también, a afectar su dimensión psicológica. Es por eso que la  llave primordial para el gozo de una salud adecuada es la práctica de los deportes, porque es portadora de positivos beneficios.

Si bien, desde concepciones antiguas, hemos escuchado afirmar que al llegar a una cierta edad, cuesta realizar algún tipo de deportes, lo cierto es que nunca es tarde para comenzar. Hoy en día, gracias a un seguimiento de los profesionales, los adultos mayores también pueden ejecutar rutinas deportivas que les permite prevenir la aparición de cualquier tipo de enfermedades, como así también mejorar su salud mental.

Teniendo en cuenta que los deportes son variados, un adulto dispone de una amplia gama de cartelera de actividades, como por ejemplo: yoga, taichí, pilates, baile o natación. Los beneficios de cada uno de ellos son variados y la elección va a depender siempre de sus gustos personales y de sus necesidades, aunque es fundamental destacar que no debe ser excesivo en cuanto a tiempo de entreno, debido a que puede producir cansancio muscular.

Por otro lado, hay que resaltar la figura de las autoridades públicas a la hora de impulsar el deporte, ya que son actores fundamentales. En las distintas provincias de nuestro país, los referentes del deporte, más allá de no poder dictar clases presenciales, se adaptaron a la modalidad digital, grabando videos con rutinas específicas para los adultos, ejercicios con instrucciones detalladas y frases motivadoras, actividades de estiramiento. El objetivo es brindar los instructivos adecuados para que, desde sus casas, estas personas no se vuelvan sedentarias y sigan optando por un estilo de vida saludable.

De esta manera, es hora de que nosotros, como integrantes de una sociedad, adoptemos posturas solidarias, de empatía, de pensar en el otro, porque en tiempos como estos, es imprescindible crear conciencia. Es necesario entender que el deporte en las personas mayores potencia un estilo de vida digno, que les permite ser dueños de una muy buena salud, favoreciendo su autoestima. Es, también, un gran incentivo personal, que reduce su envejecimiento, ayudando  a permanecer durante el transcurso del tiempo más relajados y con una actitud positiva.

Nota: Instituto Superior General San Martín